Seguidores

domingo, 29 de julio de 2012

LOS RENGLONES DE LA MEMORIA 5ª PARTE

16 de julio
Hoy es la Virgen del Carmen, la patrona de los marineros. Dicen que por estas fechas siempre se ahoga alguien. Mi pueblo está en medio del campo, lejos, muy lejos del mar. El mar solo lo conoce el señor alcalde. Es de los más ricos. Vive en una casa muy grande, cerca de la plaza, es el dueño de los campos que hay a la entrada, pero él nunca sale a trabajar en ellos, para eso tiene sus jornaleros.

Aunque en mi pueblo no tengamos mar, si hay un río hermoso, que pasa  por en medio de las huertas, con un puente de piedra, que construyeron los romanos para pasar de un lado a otro.

También mi pueblo tiene una iglesia muy antigua, con el Cristo de la Misericordia en frente, según se pasa. Desde que hice la comunión, todos los domingos y fiestas de guardar voy a misa con mi madre.

20 de julio
Esta mañana antes de que amaneciera ha venido a verme el Celestino, que es el vecino de en frente. Se ha ido a segar y ha dejado a la niña sola. Acostadita y con el sarampión. Me ha pedido que la de un vistazo de vez en cuando.

El Celestino se quedó viudo a los dos años de nacer su única hija, y lleva ya tres años solo con la niña, haciendo de padre y de madre, y saliendo a trabajar al campo.

A mediodía he ido a ver a la niña. Estaba la criaturita en la cama, sin moverse, amodorrada por la fiebre. En una silla la había dejado el padre un plato con tajadas de tocino fritas, un jarro de agua y un trozo de pan. No se lo quería comer, y entonces yo la he traido un poco de sopa del puchero que preparo en casa, y eso parece que le ha gustado más.

Hasta bien entrada la noche el Celestino no ha vuelto.

28 de julio
Gracias a Dios la siega ya se va acabando y mi madre pasa algún tiempo más en casa, con lo que yo me veo liberada de algunas tareas y tengo más tiempo para jugar.

Con Mercedes y la hija del pastor he estado un buen rato haciendo muñecas con una media de seda y pelotas de trapo enrollados y cosidos. Después hemos ido a la carnicería para que nos dieran huesos de pierna de cordero y hemos jugado a las tabas. Es un juego muy entretenido, que a mí me gusta mucho.. Nos ponemos en corro y cada una deja un alfiler en el centro. Luego tiramos el hueso al aire por turnos, si sale de una forma, pones un alfiler, y si sale de otra, entonces coges todos los que hay y ganas.


3 de agosto
A mi prima Pura lo que más le gusta es hacerse un moño y que la mire el Serafín. Desde que le puso la enramada hace unos meses, tiene permiso para acercarse a la reja de la ventana y hablar con ella, pero está mi tía que no les quita ojo, y todos los domingos los acompaña al baile y se queda sentada en los bancos esperando la hora de la recogida. Y eso que el Serafín tiene fama en el pueblo de ser buena persona y de familia honrada.

A mi abuela la oigo decir muchas veces, que por la casa del novio no se pasa nunca, que hay que irse por la plaza o por otro sitio, pero por la calle del novio no, porque dirán que vas a buscarlo y estarás en boca de todo el mundo.

Cuando yo sea mayor también tendré novio y será alto, guapo y fuerte ¡El mejor mozo del pueblo! Y buscaremos los lugares escondidos para decirnos cosas bonitas, y si los mayores nos vigilan lo haremos con misivas, que para eso estoy aprendiendo a leer y escribir bien.

Texto registrado en Safe Creative

jueves, 26 de julio de 2012

LOS RENGLONES DE LA MEMORIA 4ª PARTE

24 de junio


Hoy ha venido mi prima Pura a visitarnos. Estaba contenta porque esta noche el Serafín le ha puesto la "enramada" en la ventana, con unas cuantas flores y hojas de laurel y entremedias una tarjetita diciendo que la quiere. Ella ya se sospechaba algo, pues en el baile del último domingo, la dijo que si quería bailar con ella todas las piezas, y ella le dijo que le daba igual, que para bailar con otro, bailaba con él, pero en el fondo estaba deseando. Y así pasaron toda la noche entre pasodobles, mazurcas y malagueñas, sin que mi tía los quitara la vista de encima.

Mi prima Pura es como si fuera mi hermana mayor, me lo cuenta todo, aunque ella tenga quince años y yo diez. Dice que algún día se casará y tendrá hijos, y que se irá a vivir lejos, muy lejos, a la capital. Ahora está colocada en casa de doña Victoria, la madre del médico. La hace compañía y la ayuda, la acompaña a misa y a las novenas.


El médico tiene un huerto muy grande, y en época de las rosas, Pura tiene que sacar el agua del pozo con unos arcabuces, dando vueltas a una manivela.


3 de julio
Hace días que no escribo un solo renglón, estoy muy atareada. Mi madre se va a segar con mi padre antes de que salga el sol, porque la siega la hacen ellos dos, no tienen dinero para pagar a alguien que les ayude, y mi hermano Francisco, a regar la huerta y a recoger los tomates en espuertas.
Y claro, yo me quedo al cuidado de la casa, a barrer, a fregar, a llenar los cántaros de agua, a cuidar a mis hermanos pequeños, a preparar el puchero...

Hace tiempo que no puedo salir a jugar y por la noche caigo rendida. No me da tiempo a rezar cuando ya estoy durmiendo.

5 de julio
Las faenas y los trajines no me dejan parar. Por si fuera poco lo que ya hacía, ahora también me toca ir a regar la huerta, mientras Francisco vende por el pueblo lo que recogemos.

No tengo con quien dejar a los peuqeños. Mi abuela, que vive al lado no puede quedárselos, está en la cama con dolores, asi que no tengo más remedio que llevarlos conmigo. Los ato a un arbolito a la sombra y allí están los pobrecitos que ni se mueven. Les meto miedo con " el hombre del saco" o "el lobo", para que no les de la mala idea de irse por ahí, y a menudo voy a verlos para espantarlos las moscas y darles agua del botijo.
¡Toda la mañana la paso penando por ellos!



9 de julio
Con tanto trabajo he descuidado un poco las lecciones. Llevo casi una semana sin ir a casa del carpintero. Mi madre me ha mandado que le lleve una docena de huevos y un pollo, en pago a sus clases, y él me ha puesto algo de tarea para que la vaya haciendo en casa mientras pueda y me ha dicho, que cuando lo tenga todo terminado, que vaya a verle.

Por las noches, un ratito antes de irme a acostar, es el momento del día que más disfruto. Me salgo a la puerta de la calle con un serijillo y me pongo a ver las estrellas y tomar el fresco. Los vecinos de alrededor también se salen con las sillas y una aprende muchas cosas que no están en los libros. Si la luna tiene cerco es que va a cambiar el tiempo, si la noche es muy estrellada es que va a hecer mucho calor, si la puesta de sol es rojiza, al día siguiente hará viento...

Texto registrado en Safe Creative

lunes, 23 de julio de 2012

LOS RENGLONES DE LA MEMORIA 3ª PARTE

10 DE JUNIO
¡Menudo susto he pasado esta noche! Ya estábamos todos acostados, cuando a eso de las doce, me levanto al corral para hacer mis necesidades, y al mirar por la tapia, veo a mi hermano Julián, el que va detrás de mí, en medio del campo.
Es sonámbulo y sin saber lo que hacía se había envuelto en una manta y subía por el camino de San Clemente arriba, le llamé una y otra vez, y él sube que sube sin hacer caso. Salí detrás de él y le dí alcance. Hasta que no me puse delante suyo, mi hermanito el pobre, no reaccionó...¡Cuánto correría para cogerlo!
A mediodía mi padre me ha dado una alegría, al decirme que podré ir a casa del carpintero a dar lección por la noche, cuando termine las cosas de la casa.

13 DE JUNIO
Ya he empezado a dar clase con el carpintero, me pone cuentas y me hace leer un libro muy gordo y aburrido. Me gustaban más las clases de la escuela, con todas las niñas y con doña Asunción, porque nos cuenta muchos relatos antiguos y nos habla de otros sitios lejanos donde la vida es muy distinta a la que llevamos aquí. Dice que ella estuvo trabajando en África, en un país que se llama Guinea, y que allí todos eran negros y en vez de casas vivían en chozas de paja, en medio de la selva, y que había tantos mosquitos que tenían que dormir con mosquiteros.Y también había unas serpientes enormes, que podían hasta matar a un hombre, se enroscaban en los árboles y subían a los tejados y los negros las mataban con escopetas.



A mí me gustaría conocer esos lugares, pero estoy segura que me daría mucho miedo estar rodeada de tanto bicho, y sobre todo de las serpientes.
Un día vi en el corral, donde tenemos los conejos, una culebra que se había comido cuatro gazapillos recién paridos.Tenía cuatro bultos en el cuerpo y no se podían mover, entonces mi padre cogió un hacha y la mató.
También tenemos gallinas en el corral, y a los pollitos, para que no se vayan, mi madre los mete en el garbillo, que es una cosa redonda con aro y una malla, así les da el aire y el sol y no se escapan a la acequia. Cuando es anochecido me manda cogerlos y guardarlos en el gallinero.

17 DE JUNIO
El verano es la época del año que más me gusta. Te levantas por las mañanas sin pereza porque no hace frío, no tienes que encender la leña y no te salen sabañones. Además como los días son mucho más largos da tiempo hasta a jugar un ratito por las tardes o a la hora de la siesta, cuando todo el mundo está durmiendo.
Viene a buscarme la hija del pastor y vamos a llamar a Mercedes, pero como tiene que quedarse con las gemelas, nos vamos las dos solas hasta el lavajo, que es un hoyo muy grande que va recogiendo el agua de la lluvia. Y cuando el lavajo está seco nos vamos a buscar nidos, que nunca encontramos ninguno.Sólo una vez encontramos pájaros recién salidos, que eran muy feos, no tenían plumas, nada más que unas pelusillas, pero...Qué alegría me dió cuando lo vi y cogí los pajaritos!Luego los volví a  dejar en su sitio antes de que llegaran los padres.
Las muchachas no somos tan brutas como los muchachos. Ellos si que lo destrozan todo. Mi hermano Julián viene muchas veces con los pantalones sucios y descosidos de jugar a peleas con los otros, y claro, luego me toca a mí arreglar el estropicio antes de que venga mi madre y se entere, porque si se entera seguro que le da una buena zurra. Por eso se lo hago, bueno y también porque es con el que mejor me entiendo de todos mis hermanos. Francisco es ya muy mayor y mi padre le va aleccionando en cosas de hombres, y Amparo y Marquitos son todavía demasiado pequeños.










Texto registrado en Safe Creative

jueves, 19 de julio de 2012

LOS RENGLONES DE LA MEMORIA 2ª PARTE



Cuando murió la abuela, Elena sintió que una parte de ella también lo hacía. La salita, en la que pasaba muchas tardes en su compañía, se había quedado triste y sola, y habían dejado de oirse las viejas historias y los sabios consejos.
Ya nadie impregnaría la casa de olor a café negro recién hecho, ni pondría la televisión para oir las previsiones del tiempo, ni tampoco se oiría el suave cric-cric de las agujas al tejer. La casa se había quedado vacía y muda. Elena se acercó al viejo mueble de madera lleno de recuerdos. Abrió el primer cajón y encontró un montón de objetos que la abuela usaba a diario: el costurero de mimbre, los ovillos de lana, su reloj de pulsera, una cajita con una medalla de la Virgen que le regaló el abuelo, y en un rinconcito, debajo de unos periódicos y calendarios atrasados, un cuaderno de cartón muy desgastado.Elena lo cogió intrigada,olía a viejo y el papel estaba amarillento. Con mucho cuidado lo abrió, se sentó en el sillón donde la abuela acostumbraba  ver la telenovela y empezó a leer.

1 DE JUNIO
Ayer fue el último día que fuí a la escuela. He aprendido a leer, escribir y hacer cuentas hasta de multiplicar. A la maestra le hubiera gustado que siguiera, pero mi padre me ha sacado porque hay otras cosas que hacer, aunque me ha prometido que si tengo mucho interés en aprender, puedo ir por la noche a casa del carpintero, que aunque no es maestro, está muy bien preparado y tiene cierto saber de letras y números.
¡Echaré de menos a las muchachas! Bien que siento dejar mi banco vacío y no ver los mapas y carteles, no cantar las lecciones en corro, ni rezar las horas todas juntas!
En mi casa somos cinco hermanos. Francisco es el mayor que tiene trece años y después voy yo con diez. Mi padre trabaja en el campo y como eso no alcanza para todos, mi madre le ayuda y también se va a trabajar a las casas, a guisar, a planchar y a las matanzas. Por eso yo me tengo que quedar al cuidado de mis hermanos pequeños, los que todavía no van a la escuela. Mi abuela vive dos puertas más abajo y me echará una mano cuando tenga que subir el agua en los cántaros o cargar la leña.



2 DE JUNIO
Mi pueblo es pequeño, está cerca de un río y tiene una iglesia muy antigua en la misma plaza. También hay un local muy grande. Arriba tiene el Ayuntamiento y abajo la escuela de los muchachos. La de las muchachas, a donde yo iba, está en la calle que baja hasta las huertas.
En mi pueblo hay niños de todas las edades. De la que yo tengo habrá siete u ocho. Mi padre dice que no está mal para un sitio tan pequeño y que es bueno que haya mucha gente joven porque es el futuro.
Mi mejor amiga se llama Mercedes. Tiene dos años más que yo y dejó de ir a la escuela cuando su madre se quedó inválida de las piernas. Como era la mayor se tuvo que quedar en casa y su padre la enseñó todo.Lo que más lata le da son las dos gemelas pequeñas. Se pasa el día detrás de ellas, que son más malas que un dolor. Ni siquiera por las noches dejan descansar a la pobre Mercedes y se las tiene que poner una en cada pie para dormirlas. Algunas veces voy a llamarla por si jugamos, y ella nunca puede, solo tiene tiempo para atender a su madre, hacer la casa, la comida y coger a las gemelas de la mano y enseñarlas a andar...




Texto registrado en Safe Creative

lunes, 16 de julio de 2012

LOS RENGLONES DE LA MEMORIA 1ª PARTE

INTRODUCCIÓN



El primer año que llegué al pueblo en el que ahora me encuentro trabajando,la Junta de Comunidades de Castilla la Mancha envió a los centros varios ejemplares de un libro-cuaderno en el que se publicaba un excelente material para trabajar con los alumnos Se trataba de un librillo lleno de testimonios de personas mayores que habían vivido su infancia y juventud antes de la Guerra Civil. Estaban agrupados por temas y en ellos habían participado muchas personas ofreciendo sus recuerdos y vivencias a las generaciones futuras. El librillo también traía una especie de guía del profesor para trabajar todos esos materiales, y una metodología que explicaba paso a paso cómo hacerlo.

Tan aficionada como soy a este tipo de temas, me bastó una simple ojeada para comprender lo interesante que podía resultar trabajar sobre ello. Pero las clases me desbordaban en aquel tiempo, estaba en una escuela casi unitaria y tenía que atender cinco cursos distintos a la vez, y no encontraba nunca el momento para ponerme a preparar algo de este fantástico proyecto.

Lo dejé apartado, a la espera de que llegaran tiempos mejores y yo pudiera ocuparme de este asunto como se merecía. Y así fue como, transcurridos algunos años y aliviada la carga docente que sostenía en cursos pasados, un buen día lo desempolvé y se me ocurrió hacer una historia con todo ello. Una historia sencilla, a modo de diario, contada a través de los ojos de una niña que vivió a principios del siglo XX en el medio rural, en pleno corazón de Castilla la Mancha. Hilé todos los testimonios de aquellos hombre y mujeres, inconexos y sin ninguna relación unos con otros, eran pequeños retalitos cogidos de aquí y de allá, yo les dí una unidad, los cosí en forma de relato, haciendo que todo estuviera conectado y tuviera un sentido. Me llevó bastantes semanas de estar enfrascada con el trabajo y sin atender otra cosa, llenando hojas y hojas, ordenando cronológicamente, redactando, este trocito por aquí, este otro por allá, aquí le voy a añadir algo que escuché a mi propia abuela...

Por fin lo conseguí terminar. El resultado me gustaría compartirlo con vosotros; amigos que me seguís y venís a visitarme. Es un testimonio en primera persona de una época que va quedando cada vez más lejos, y cuyos protagonistas, es casi seguro que han desaparecido. El relato es algo extenso, por eso irá apareciendo por partes, cada tres o cuatro días.

Disfruté mucho haciéndolo, ahora espero que tú también, lector, disfrutes con su lectura.

lunes, 9 de julio de 2012

NACE UN NUEVO BLOG

Esta vez os quiero dar una noticia muy especial , algo en lo que venimos trabajando, mi amiga Abedul y yo, con mucho entusiasmo en las últimas semanas. Es la creación de un nuevo blog que hoy ve la luz por primera vez. Un blog dedicado a la literatura infantil que incluirá cuentos, poesías, pequeñas obras de teatro, ilustraciones...todo pensado para los niños, y para los que no somos tan niños pero nos gusta disfrutar con estas cosillas.
La idea surgió esta primavera, cuando, movidas por una misma inquietud, nos pusimos en contacto ABEDUL y EL HADA DE LOS CUENTOS , para crear un lugar de encuentro de todos aquellos que llevamos el gusanillo de la creación literaria dentro, un espacio en el que poder compartir y entremezclar las ideas. Un rincón donde el que escribe nos pueda enviar un cuento, el que pinta, una ilustración, el que recita una poesía...y entre unos y otros, tal vez, podamos hacer una bonita historia. Contactar con otras personas como nosotros nos hará ver que no estamos solos, y que hay muchos que sienten una pasión muy parecida a la nuestra. Crear nuestra propia tribu y participar en ella nos hará disfrutar de lo que hacemos y poder contrastar opiniones, comentar ideas, comparar técnicas,contagiarnos y aprender del trabajo de otros,reafirmar nuestras habilidades y dones...¡Un estupendo caldo de cultivo para la inspiración y la creatividad!...Abedul y el Hada de los Cuentos estaremos siempre ahí removiendo el caldero para que el entusiasmo no decaiga.
Y si lo que te gusta es leer o buscas algún texto para trabajar con tus niños en clase, aquí también podrás encontrarlo.
Cuidemos entre todos este blog recién nacido para que la idea crezca y se haga fuerte, para que formemos una enorme familia que alcance a todos los rincones del mundo.
Esta es la dirección TEJIENDO CUENTOS
Te regalamos este cartelito de participación para que lo coloques en tu espacio



¡¡¡ANIMATE Y PARTICIPA!!!

martes, 3 de julio de 2012

TARDES DE VERANO



Ha llegado el verano, y con el las vacaciones. Tiempo de descanso y relajación, por eso en esta temporada es preciso que CUADERNO DE COLORES también descanse de los temas educativos que siempre le ocupan y dedique un ratito a otras cosillas más entretenidas, aunque no por ello menos importantes.
Este periodo estival estará dedicado a la animación a la lectura, esa actividad mágica y primordial. Aparecerán cuentos, poesías infantiles, ilustraciones, actividades para hacer con los peques...
Para empezar os dejo un poema que escribí el verano pasado, una tarde de mucho calor, como las de ahora, en la que me asaltaron  los maravillosos recuerdos de mi infancia.

TARDES DE VERANO






En las tardes de verano,
me viene al recuerdo,
los juegos que hace mucho
mi infancia distrajeron.

Y me viene a la memoria,
aquel pequeño arroyo
cerca del camino viejo,
donde refrescaba los pies en verano
mientras hacía volar mis sueños...
"¿Qué será de mayor?"
enfermera, maestra, escritora, viajera...
¡Ah, ya sé! ¡Hada de los Cuentos!

Y recuerdo el amarillo del campo,
sediento de agua y muy seco,
bajo un sol que abrasaba,
entre pedregales y lagartos viejos.

Y en las noches estrelladas de verano,
y en las largas y frías del invierno,
oigo las historias de mi abuelo,
que con su eterno cigarro
y su bastón entre los dedos,
hablaban de guerra, de segadores,
 de luchadores de otro tiempo.


Y recuerdo la voz dulce de  mi madre
avisándome para el almuerzo,
y a mi padre trabajando,
afanoso en sus inventos.


¡Y cómo olvidar los Reyes Magos!
a los juguetes y muñecos,
a las amigas del colegio,
las risas, los cantos y algún que otro circo viajero.


¡Cuántos pensamientos se agolpan en mi cabeza!
Voy de uno a otro sin quererlo.
Los acaricio, los saboreo, los beso...
y después, con un nostálgico suspiro,
los devuelvo al baúl de los recuerdos.


                            Pilar Argés