Seguidores

domingo, 30 de septiembre de 2012

4 DE OCTUBRE. DÍA DE LOS ANIMALES


El próximo cuatro de octubre se celebra el Día Mundial de los Animales. Me parece una gran idea que se dedique, al menos una vez al año, un día a estos seres con los que compartimos planeta y a los que, en muchos casos, les tenemos que agradecer su compañía o su ayuda. A los niños les suelen gustar y es un buen tema para desarrollar en clase, bastante interesante y del que se pueden extraer muchas lecciones importantes para la vida.
El respeto a la especie animal tiene que ser un valor que los adultos debemos inculcar a los pequeños, desde muy temprano. A mí se me parte el alma cuando veo ciertas imágenes de animales muertos o mutilados solo para conseguir dinero y riquezas. ¡Y no digamos nada cuando llega la época estival y se ven por ahí montones de perros abandonados a su suerte en medio del campo o las carreteras!Pasando hambre y miseria hasta que mueren o los llevan a la perrera para sacrificarlos, porque muy pocos tiene la suerte de que alguien los adopte
Hoy en día muchos niños tienen mascotas. En las clases también , a veces, se tiene algún animalito...¡Hagamos que los niños los amen y respeten! Y lleguen a convertirse en adultos serios y responsables con el mundo animal y con la naturaleza en general.
Voy a dejar esta pequeña poesía que inventé hace algún tiempo dedicada a los perritos. Esas  pequeñas " bolitas de pelo" que nos siguen a todas partes, nos acompañan y que estarían dispuestos a dar la vida por nosotros.



LA FAMILIA PERRUNA
La familia perruna
es variada como ninguna

El el número treinta y cuatro
vive don Torcuatro,
con su esposa Marilines
y sus siete pequeñines.

En el cuarenta
vive tía Magenta.
Solterona, rica y guapa
aficionada a la caza.

Dos puertas más abajo 
los abuelos Linda y Dato,
toman el sol en el jardín
con su canario Cantarín.

El señor Anarete
está loco de remate.
Tiene mal carácter
y no hay quien le aguante.

En lo alto de la cuesta
vive Bernardino Iniesta
enfermero de profesión
y joven seductor.

A su lado siempre está
la señorita Rosa Corral,
que enamorada del galán,
con él se quiere casar.

Los tíos Catalina y Catalón
amantes de viajar son.
Las maletas siempre preparadas
para marcharse de escapada.

Todos ellos son amigos,
parientes o vecinos,
que en la calle suelen estar,
viendo a los humanos pasar.












domingo, 23 de septiembre de 2012

"MI HIJO NO QUIERE IR AL COLEGIO"



Ocurre con más frecuencia de lo que parece. Los niños se muestran hostiles, lloran, patalean...y si son mayorcitos un día les duele la cabeza, otro día la tripa, no se encuentran bien y hay que llamar desde el colegio a casa para que vengan a buscarlo... Los padres, y a veces los profesores también, no saben si realmente se encuentra mal o es que no quiere ir al colegio por algún motivo.Y las mañanas se convierten en un  auténtico tormento.
En niños muy pequeños es normal que los primeros días sientan una cierta ansiedad. Hay que tener en cuenta que se enfrentan a algo desconocido para ellos, que deben alejarse del mundo tranquilo y seguro de casa, al lado de mamá y enfrentarse a los problemas del mundo exterior, del cual todavía no saben gran cosa. En estos casos  hay que darles tiempo para que se adapten, rodearles de cariño y ayudarles a que poco a poco vayan ganando seguridad en ellos mismos. Con el tiempo y la madurez del niño es muy probable que el problema desaparezca.
Sin embargo, hay casos en que no ocurre así, y los niños llegan a los 8 o 10 años y todo son excusas para no ir a clase. ¿Qué se puede hacer entonces?


  • Descubrir los motivos de esa actitud.
En un clima abierto y de confianza debemos tener una conversación con el niño /a y animarle a que cuente qué es lo que le produce el rechazo al colegio. Puede ser que no comprende bien la tarea, problemas con los demás niños, miedo a abandonar la casa y su seguridad...También sería muy útil hablar del tema con los hermanos, algunas veces los hermanos mayores están más al corriente de lo que les pasa a los pequeños que los propios padres, y por supuesto hay que hablar de ello también a los profesores, pues son una pieza clave que puede ayudar mucho.
  • Marcar los criterios que se deben seguir para no ir al colegio
Por ejemplo, tener fiebre o tener que ir a la consulta del médico. Si se queja de que le duele mucho algo y después el dolor desaparece una vez que se ha quedado en casa, hay que tratarlo como si estuviera realmente enfermo y no ofrecerle en todo el día ni juegos ni diversión. Tendrá que estar en la cama y sin recibir a los amigos.
  • Dialogar sobre la escuela con frecuencia
Se puede hablar de los acontecimientos especiales que se celebran allí y de lo bien que lo puede pasar con los amigos y los preparativos. Animarle a que cuente cuales son sus preferencias, cómo son sus profesores, qué es lo que le gusta, anécdotas que pasan a veces.Fomentar las relaciones sociales con sus compañeros. Sus amigoss pueden venir a casa, animarles a que les llamen por teléfono, a que salgan a jugar al parque, a ir al cine ( en el caso de los mayorcitos)

  • Reforzar positivamente la asistencia a clase
Hay que elogiar cada paso, desde el momento en que se prepara hasta el tiempo que permanece dentro. Ofrecerle su plato favorito de comida, recompersarle jugando con él a algo que le guste mucho, hacer alguna  salida especial...Al principio las recompensas tienen que ser más frecuentes y con cada pasito que se dé, después, cuando ir al colegio se vaya convirtiendo en un hábito, se irán espaciando.
  • Consultar con el médico a algún especialista
Puede ocurrir, en casos excepcionales, que la fobia al colegio sea algo realmente complicado y preocupante, y que ninguna de las pautas de más arriba nos sirvan, entonces debemos acudir al médico o a algún especialista para que nos ayude a solucionar el problema.

Lo normal es que con estas sencillas orientaciones y estableciendo una buena comunicación con la escuela y los maestros, este pequeño problema quede solucionado. Hay que darles tiempo y comprender que para todos los niños no resulta igual de sencillo relacionarse con los demás y enfrentarse a un mundo desconocido También nos ocurre a los adultos.

domingo, 16 de septiembre de 2012

EL DESARROLLO DE LAS HABILIDADES SOCIALES


Ya hemos empezado el curso en todos los rincones del país. Miles de niños y profesores se han incorporado a sus clases dispuestos a vivir nuevas experiencias. Para algunos será un auténtico reto, pues puede que este año hayan cambiado de compañeros, de colegio, o incluso de localidad.  A todos nos cuesta arrancar de nuevo,pero para ellos será un poco más complicado el abrirse camino en un medio que no conocen. Por ello es importantísimo que los maestros y profesores mostremos a los niños la manera de abordar  las relaciones sociales en situaciones nuevas. Este será un aprendizaje que les servirá, no solo en sus años de escolares, sino en su vida adulta cuando empiecen un trabajo, asistan a una reunión, tengan que pedir algo...

Una base importante para comenzar con este desarrollo social es habituarles a emplear determinadas fórmulas de cortesía, saludar, despedirse, dar las gracias, pedir las cosas por favor...Son habilidades sociales muy sencillas, que podemos empezar por utilizar nosotros mismos y hacer que se conviertan en un hábito para ellos. Una persona que al entrar donde hay un grupo de gente, saluda y se muestra respetuosa, causa mucha mejor impresión que otra que no lo hace.

El paso siguiente sería el de darles algunas claves para que sepan desarrollar con los demás una buena conversación. Algunas pueden ser: manifestar interés por lo que la otra persona nos cuenta, dar alguna información sobre nosotros mismos,mantener una postura correcta cuando nos dirigimos a los demás, opinar y modular el tono de voz, sin dar gritos o haciendo gestos exagerados.Si conseguimos crear un buen clima a nuestro alrededor, el éxito en nuestra relación con los demás estará asegurado.

Cuando ya el curso esté un poco más avanzado y los niños se conozcan mejor, una buena idea es la de estimularles para que tomen iniciativas, con ello pueden lograr unas relaciones humanas muy satisfactorias, además de reforzar mucho la autoestima, pues la persona que trabaja sabiendo lo que quiere, hará lo posible para que las cosas sucedan , en lugar de esperar a que pasen por arte de magia.

También os dejo algunas recetitas para explicar a los niños y que las pongan en práctica, sobre todo aquellos que tienen problemas a la hora de entablar conversación con los demás o son excesivamente tímidos

PARA LOS NIÑOS (consejos para hacer muchos amigos)

¿Alguna vez has tenido que cambar de pueblo, de barrio o de colegio y te has sentido solo y perdido los primeros días? ¿necesitas hacer amigos nuevos y no sabes cómo?

¡Pues aquí tienes la solución!

1.- Cuando veas algún chico de tu edad ( en el cole, en el parque, en el barrio…)¡ Habla con él! Pregúntale cómo se llama, cuántos años tiene o a qué colegio va. ¡Interésate por sus cosas!

2.- Muéstrate simpático y sonríe mucho. La sonrisa es la mejor carta de presentación de una persona. La cara seria provoca rechazo. La sonrisa, en cambio, manifiesta cordialidad y acercamiento al otro.

3.- En cuanto sepas su nombre dirígete al otro con él. Recuerda que para toda persona su nombre es el sonido más dulce e importante.

4.-Háblale también de tus cosas, pero sin llegar a cansarle.

5.- Haz que el otro se sienta importante: elogia sus cosas buenas, pídele que te enseñe a hacer algo que se le de bien…
  • Si pones en práctica estos  consejos verás como en poco tiempo todos los niños querrán ser amigos tuyos.


¡¡¡FELIZ CURSO PARA TODOS Y BUENA SUERTE!!!




domingo, 9 de septiembre de 2012

LOS RENGLONES DE LA MEMORIA 17ª PARTE

31 de mayo
Es el último día que hago las tareas de casa. Echaré de menos el no tener que fregar, ni regar la huerta, ni ir a por agua todas las mañanas, ni estar al cuidado de mis hermanitos. Si, lo echaré de menos. A partir de mañana mi vida dará un cambio importante y espero que sea para bien.Solo con esa esperanza mis padres me llevan a la Casa Grande, y por eso yo ya no estoy triste, sino con una ilusión muy grande de pensar que, con lo que gane ayudaré a mi familia y tendré la oportunidad de mejorar mi situación, de vivir un poquito mejor y dejar de pasar estrecheces. Espero empezar con buen pie y que todo vaya bien. Se lo pediré a la Virgencita y que ella nos ayude a todos.

   ------------

Aquí terminó el diario. Elena lo cerró con cuidado y quedó con la mirada perdida en el infinito, intentando buscar en el archivo de su memoria lo que pasó después. Y si, recordó que la abuela le habló algunas veces de la Casa Grande y de lo amigas que llegaron a ser Esther y ella. La señora le tomó un cariño especial y la trató más como compañera de su hija que como sirvienta. Gracias a ella pudo rescatar un pedacito de su infancia y salir de la pobreza en la que vivía entonces.
Dió clases con Esther y aprendió lo mismo que ella. Le habló de Mercedes y Adela, y la niña inválida, deseosa de tener amigas, las invitó a que fueran al jardín de su casa. Así trascurrieron cinco años hermosos en la vida de la abuelita María. Cinco años que quedaron grabados para siempre en sus recuerdos.
Después la familia de don Venancio se trasladó a vivir lejos, y la abuela convertida ya en jovencita, marchó a la capital donde se colocó de niñera en casa de unos señores. Le hubiera gustado seguir estudiando y hacer carrera de maestra, pero no pudo. Eran tiempos difíciles y su sueldo no alcanzaba. Aprendió el oficio de modista, y cuando estaba montando su pequeño taller, conoció al que sería el hombre de su vida, el abuelo Sebastián. Con él se casó y tuvo dos hijos.
Muchos años después nació Elena. Una muchacha tranquila y silenciosa, que se sentaba en las rodillas de la abuela esperando que le contara historias de antes. Fue la primera de la familia que hizo carrera universitaria y la abuela lloró el día de la graduación.
Si, Elena recordó esto y muchas cosas más, y de repente una idea se le cruzó en la cabeza. Se le iluminaron los ojos y dejó de estar triste. ¿cómo no lo había pensado antes? Publicaría el diario de la abuela. Así cada vez que alguien lo leyera, la pequeña María, su mundo y toda su generación, volverían a vivir en el recuerdo y la mente de todos sus lectores.
Y así es como esta historia que tienes entre las manos ha llegado a tí, para que seas tú quien las recoja y que estas vivencias de nuestros abuelos no se olviden nunca.

Texto registrado
---------------------------

Y con esto terminamos el relato, queridos amigos y seguidores que habéis tenido la paciencia de estar leyendo hasta el final. El verano se acaba y con ello empezamos una nueva etapa. Ahora hay que volver al trabajo, a las clases, los horarios, los niños...a retomar obligaciones y responsabilidades. En este blog volverán a aparecer experiencias pedagógicas, orientaciones, guías, recursos...y también, cómo no, cuentos y otras historias. De modo que aquellos que decían que les daba pena que se terminara el relato, no tienen por qué temer porque es necesario que acabe uno para dar paso al siguiente. Muchas gracias a todos, y ya sabéis que aquí estoy siempre, publicando para vosotros.

                                               ¡¡¡¡¡GRACIAS!!!

miércoles, 5 de septiembre de 2012

LOS RENGLONES DE LA MEMORIA 16ª PARTE

20 de mayo
Una tormenta ha destrozado el nido que las cigüeñas habían hecho en la torre de la iglesia. Ha sido una lástima porque todos los huevos se han caído y ya no habrá posibilidad de que nazca ninguno. Los padres se han ido y ya no se les ha vuelto a ver.
Ya es seguro que me pondrán a servir. Ayer fuí con mi madre hasta la Casa Grande. Jamás he visto cosa igual.¡Qué lujo! Las ventanas con cortinas, los suelos con alfombras, las lámparas de cristales relucientes,una sola habitación era tan grande como mi casa entera...¡Qué barbaridad! La señora y mi madre han estado hablando de las condiciones. Quieren que acompañe a su hija porque no puede salir a jugar y se siente muy sola, estaré con ella la mayor parte del día ( incluso cuando reciba lección), y el tiempo que me sobre tendré que echar una mano en la cocina o donde me digan las otras criadas. Mi madre ha aceptado, pero se que a ella le cuesta tanto trabajo separarse de mí, que le ha suplicado para que las noches, por lo menos, las pase en casa, y los días que tengamos alguna fiesta tradicional pueda estar con toda la familia. A la señora le ha parecido bien y el día uno del mes que viene empiezo.

23 de mayo
No hago más que darle vueltas y vueltas a lo del trabajo. Bueno,pasando las noches en casa ya  no me importa tanto. Mi abuela me ha contado que a ella la colocaron con una señora anciana, muy rica, cuando solo tenía seis años: "Día y noche, siempre con ella, hija mía. Sin ver a mis padres más que cuando me daban algún día de permiso...¡Puedes dar gracias  a Dios de la suerte que has tenido!Acompañando a una niña de tu edad tendrás más tiempo de juegos que de trabajo. Seguro que estás mejor que aquí.No te pongas triste, ya verás lo contenta que vas a estar y a nosotros nos tendrás al lado".
Ahora que lo pienso, tiene razón la abuela. Todo el mundo me da ánimos, mi madre, mi prima Pura, la señora maestra, todos menos Mercedes y Adela, que piensan que me voy a olvidar de ellas y dejaremos de ser amigas.No saben lo equivocadas que están. Siempre que tenga ocasión, iré a verlas, estoy segura de que las echaré de menos.

26 de mayo
Hoy me ha llevado mi madre a conocer a la niña rica. Una criada nos ha metido en un salón a  la niña y a mí, y nos ha dado para merendar leche con bizcochos. Nos han dejado solas para que hagamos amistad. Yo no sabía qué decir, nadie me había dicho cómo comportarme en estos casos. Estaba cohibida y muy nerviosa:
-¿Cómo te llamas?_ me ha preguntado
-María ¿y tú?
-Esther ¿Te gusta la  merienda?
-¡Oh, está riquísima!
- Cuando terminemos te llevaré al cuarto de juegos. Quiero enseñarte mis muñecas.
Y me enseñó eso y otras muchas cosas, sin que yo pudiera salir de una sorpresa cuando ya estaba en otra ¿De dónde habrían podido salir todas aquellas preciosidades?
Ahora es de noche y no puedo pegar ojo. Pienso en tantas cosas como he visto, pero también pienso en Esther. Me da lástima verla en esa silla de ruedas, sin poder correr, ni saltar, y más habiéndome parecido una muchacha dulce y muy tratable. Se ve que ha vivido siempre entre gente mayor y nunca ha tenido con quién jugar. está deseando que me quede con ella. No le importa que yo sea pobre. Creo que llegaremos a ser buenas amigas.

Texto registrado

domingo, 2 de septiembre de 2012

LOS RENGLONES DE LA MEMORIA 15ª PARTE

25 de abril
Es el cumpleaños de mi padre y también el de mi hermano Marquitos. Hemos comido conejo al ajillo y el domingo que viene se hace la romería de la Virgen de Mayo, cogemos los carros y nos vamos al monte, cerca de la ermita, allí comemos hornazo y gazpacho.

1 de mayo
Adela comió tanto hornazo el día de la romería que se ha puesto mala con dolor de barriga y fiebre. Lleva dos días tomando solo agua de limón. He ido a verla y estaba en la cama. Me gusta ir a su casa porque tiene un baúl viejo lleno de trastos y ropas antiguas. Además hay también un tinajón para las aceitunas, guindillas puestas a secar y ristras de ajos colgando, y el suelo siempre está recién fregado. Al principio no tenía ganas de hablar, pero luego se me ocurrió abrir el baúl y sacar un sombrero negro, muy grande. Me lo puse y las dos nos partimos de risa.
Mi prima Pura ha venido para que le lea una carta del Serafín. La dice que está bien, que se acuerda mucho de ella, que espera que pronto le puedan dar un permiso y que se muere de amor, que es la niña de sus ojos...y más tonterías de enamorados ¡Si mi tía se llega a enterar de todo eso! Menos mal que no hay cuidado porque no sabe leer.

10 de mayo
Mis padres están estudiando la posibilidad de mandarme a servir a casa de don Venancio, el dueño de la finca donde trabaja mi padre. Es uno de los pocos ricos que hay en el pueblo, junto con el señor alcalde. Tiene una hija más o menos de mi edad, que está enferma, en una silla de ruedas porque no tiene fuerza en las piernas, y quisiera que le haga compañía y que ayude en la casa. A cambio recibiría un sueldo fijo de tres pesetas todos los meses.
Mi madre es un poco reacia porque si me voy tendrá ella que cargar con todo el trabajo, sin embargo mi padre dice que está todo decidido y que no hay nada qué pensar.
A mí personalmente, no me importa el trabajo, pero me asusta mucho esa nueva situación. Nunca he estado apartada de mis padres y hermanos.

15 de mayo
He vuelto a casa de la maestra a devolverle los libros y le he comentado las intenciones de mis padres. Desde que me enteré  no he podido dormir una sola noche tranquila. Ella opina que no es mala idea, porque allí, seguramente tendré más oportunidades para aprender que si me quedo en casa. Y la verdad es que, mirándolo por ese lado tiene razón, pero no se, no se, me da mucha pena dejar mi casa ¡Qué voy a hacer yo lejos de mi madre y en medio de gentes extrañas? Tengo miedo



Texto registrado