Seguidores

lunes, 30 de junio de 2014

AQUELLOS DÍAS DE VERANO...LAS PUESTAS DE SOL


Cartoon landscape

Con la llegada del verano nos apetece cambiar de actividad, dejar atrás la escuela, los niños y las obligaciones que nos atan el resto del año.
 Cuando llega este tiempo recuerdo de una manera muy viva los veranos de mi infancia, y me vienen recuerdos muy gratos de aquellos años ya lejanos..¡tan diferentes a los de ahora!  Para que el tiempo no se los llevara, un día empecé a escribirlos y estos son algunos de ellos, que dejaré caer para hacer más soportables los calores que nos quedan por sufrir.
Estoy segura que a muchos de vosotros os harán sonreír y desencadenarán los vuestros propios. Aquí estoy, esperándolos también. Como si fuéramos un grupo de niños que se han hecho adultos y se reúnen a la sombra de un árbol para charlar.Será divertido ¿Empezamos?



LAS PUESTAS DE SOL
 Como " El Principito"  yo también amaba las puestas de sol .Adoraba tanto ver la muerte del día, como su amanecer. Así me gustaría que fuera también mi final, dulce y apacible, después de toda una vida plena de fuerza en la que brillara la luz a mi alrededor para iluminar a los que se acercaran a mí y también a los que estuvieran lejos. Pero entonces mi mente infantil no alcanzaba a tan altos pensamientos, y se conformaba con disfrutar de ese mágico momento, que no es poco. Para ello elegía algún lugar apartado, en medio de la naturaleza . Unas piedras que había por el Camino de las Acacias , que estaban orientadas al oeste era mi sitio preferido. Me iba allí a la caída de la tarde , cuando sabía que ya estaba cerca el mágico momento, y veía al astro-rey bajar por momentos, perdiendo fuerza y poniéndose cada vez más rojo, diciendo adiós al mundo y tiñendo de tonos naranjas la bóveda celeste. Me quedaba hipnotizada, ejercía sobre mí una enorme atracción. Aquella paz en soledad, interrumpida solo por el canto de la chicharra y el ruido sordo de algún coche esporádico que, a lo lejos, pasaba por la carretera... ¡Era uno de mis grandes placeres! Y el sol cada vez más abajo y yo con mis sueños cada vez más arriba. ¿Cómo será mi vida cuándo sea mayor? ¿En qué trabajaré? ¿Quién será mi marido? ¿Cuántos hijos voy a tener?. Sería una rica princesa con príncipe azul al lado, pirata aventurera surcando los mares, escritora de sueños o viajera infatigable .El libro de mi vida estaba aún por escribir.
 Y mientras yo me deshacía en estos pensamientos y otros parecidos, algunas hormigas correteaban por las piedras trabajando todavía, ajenas a lo que estaba pasando, y las lagartijas se escondían entre las rendijas buscando refugio para pasar la noche. Y antes de que me diera cuenta, llegaba el momento cumbre, era cuando el astro tocaba ya los montes de Loches, cuando se lo comía la tierra lentamente como nos ha de ocurrir a todos, entonces ya no apartaba los ojos hasta que no terminaba el proceso. Primero era un poquito, en seguida la mitad, a continuación era ya solo un trocito visible, y al final el último rayo poniendo punto y final al recorrido y al día.
Y  se acabó la magia, se perdió todo, ya no quedaba nada. En poco tiempo caería la noche y sería otra magia la que se podría disfrutar, pero esa no, esa ya era imposible que volviera nunca más, se había perdido para siempre. Al día siguiente habría otra nueva puesta de sol , pero ya no sería la misma, ni ella ni yo seríamos  iguales.

Acabado el día, volvía la cabeza hacía el este, la pequeña ciudad había quedado a lo lejos con su catedral y su alcázar imponentes, presidiendo el ir y venir de sus gentes, como dos monstruos controladores. Las primeras luces aparecían y sus habitantes se disponían a pasar otra terrible noche de insomnio provocado por el calor. En el cielo aparecían también las estrellas más madrugadoras, todavía no se las veía bien, pero ahí estaban. La noche se acercaba. Era la hora de regresar, de volver a la realidad. En casa me esperaban para cenar.

sábado, 28 de junio de 2014

DESPEDIDA A UN GRAN ARTISTA

Foto: AYER DESPEDIMOS A UNA GRAN PERSONA Y UN GRAN ARTISTA, JULIÁN RODRÍGUEZ. SIEMPRE ESTARÁ EN NUESTRO RECUERDO

Ayer despedimos a uno de los grandes en el mundo del teatro, Julián Rodríguez. Un compañero de mis pequeñas incursiones en este mágico mundo.Gran artista, actor y guionista insustituible, además de una magnífica persona.  Ayer terminó su última obra: la de su vida, y como todas las otras que representó en los escenarios, lo ha hecho con un enorme aplauso, aclamado por este numeroso público de amigos que deja un poco huérfanos. Supo hacer reír como nadie y siempre le tendremos entre nosotros. DEP