Seguidores

domingo, 30 de noviembre de 2014

¿HACEMOS TEATRO PARA NAVIDAD?


Ahora que se acerca la Navidad seguro que más de uno estará preparando una obrita de teatro. He pensado en ello y quizá os puedan venir bien algunos consejos para que tengáis en cuenta a la hora de trabajar esta hermosa actividad con los niños.

1.- La primera ,y quizá la más importante,es que tengáis en cuenta que son niños. No se puede pretender que salga todo perfecto, que no se equivoquen, que  digan el texto con sentimiento, que no enreden durante los ensayos. Si, hay que armarse de paciencia a veces, lo sé por propia experiencia, pero es necesario hacerlo, de lo contrario, lo único que vamos a conseguir es que terminen odiando el hacer teatro, y a eso no debemos llegar jamás. El teatro tiene que ser algo gratificante, un juego más que les resulte la mar de divertido. La mayoría de los niños están encantados con hacerlo, de modo que es tarea nuestra que sigan estándolo.

2.- Los niños, y quizá también los adultos, pero sobre todo los peques, tienden a hablar demasiado bajito. Hay que insistir muchísimo en que lo hagan con voz fuerte, que se les oiga bien, que vocalicen lo mejor posible, abriendo bien la boca, como los cantantes de ópera. Yo les digo de broma que griten lo mismo que cuando están en clase. hay que insistir una y otra vez y repetir el texto hasta que el volumen sea el adecuado. Pero en cualquier caso, si nos podemos ayudar por micrófonos, mucho mejor.

3.-Cuando el actor habla, todo el mundo debe estar quieto en el escenario y , si es posible, mirando al actor en cuestión, pues de ese modo conseguimos que el público le dirija también su mirada y atención.

4.-Cuando se actúa y se está hablando no se debe dar la espalda al público. Procurad que actúen siempre de frente o a lo sumo un poco girados.

5.- Hacer partícipes a todos los que quieran. hay niño a los que les cuesta subirse a un escenario, son tímidos o vergonzosos. No hay que obligarlos si no quieren, pero se les pueden dar otros papeles en los que no sea necesario que hablen y así que vayan perdiendo el miedo al público.

6.- Los actores no son los únicos que trabajan en el teatro, también hay decoradores, músicos, presentadores...Todos no tienen porqué participar de la misma manera, y será muy interesante , sobre todo si son chicos mayorcitos,hacerles comprender que para llevar una obra de teatro a buen puerto son necesarias muchas personas y no todas  se suben al escenario.

7.-Preparar carteles y folletos para dar publicidad, es una tarea muy bonita y que a los artistas plásticos de la clase les parecerá estupenda y se sentirán muy motivados al hacerla.

8.- Por último, una vez que terminemos , cuando el telón se baje definitivamente, se apaguen las luces y todo quede en un recuerdo reciente, debemos hacer una especie de asamblea con ellos para que expresen lo que les ha gustado, lo que han aprendido con ello, lo que les ha costado más...Esta parte es interesantísima y segura estoy que sus respuestas y reflexiones os van a sorprender muchísimo.

Bueno, y estos son mis pequeños consejos. Ahora queda poner todo en marcha para que quede bien y el público salga contento. Así pues ¡¡¡MUCHA MIERDA!!!

domingo, 23 de noviembre de 2014

¡¡¡FELIZ DÍA DEL MAESTRO!!!



Otra vez se acerca nuestra fiesta, queridos compañeros de oficio. El jueves, 27 de noviembre la tenemos aquí. Este año nos sorprende haciendo programaciones didácticas "atutiplén", que dudo si eso servirá para algo  más que para perder el tiempo, pues mi concepto de lo que debe ser una buena enseñanza- aprendizaje es muy diferente, lo sabéis. Pero sea como fuera aquí estamos, que no es poco, porque ser docente hoy en día es una tarea complicada.
Todos recordamos que en épocas anteriores el maestro era una persona querida y respetada, hoy han cambiado mucho las cosas, Hoy se sufre  incertidumbre en el puesto de trabajo, desprestigio social, exceso de papeleo, retribuciones que van a menos, y todo ello lleva muchas veces al agotamiento, a la falta de ilusión y de estímulo, de creatividad en las aulas y demasiada presencia de rutinas y monotonía.
Pero no nos vamos a poner pesimistas en esta semana, ¡que es la nuestra!, de modo que a todos los que paséis por aquí y esteis en esta profesión os animo a que sigáis, que no perdáis la ilusión ni las ganas de hacer cosas nuevas, de recibir formación para estar al día y poder dar mejor nuestras clases, y que por nada del mundo tiréis la toalla cayendo en el conformismo y el aburrimiento, porque eso si que sería mortal.

Para vosotros he preparado este año unos marcapáginas que espero os gusten


Y también esta tarjetita para adornar vuestro rincón



















¡¡¡FELIZ DÍA , COMPAÑEROS/AS!!!

viernes, 7 de noviembre de 2014

¿POR QUÉ PIERDEN LOS NIÑOS EL INTERÉS POR LA ESCUELA?


Hace tiempo que no escribo en el blog, la ley me tiene entretenida el tiempo del trabajo y el que tendría que ser tiempo libre. Nuevas programaciones, nuevos modelos, nuevos libros de texto, otras propuestas curriculares, metodología...en fin, un montón de cosas que apenas nos dejan tiempo para respirar y para pensar en lo que debe ser lo realmente importante en educación: el niño.

Todo se hace para él pero sin tenerle en cuenta en absoluto. ¿Hemos hablado en algún momento de sus intereses? ¿Hemos partido de sus inquietudes, de sus juegos, de sus preguntas para, a partir de ellas, crear nuevos aprendizajes? ¿ Alguien cree que a un niño de 8 o 9 años le puede interesar saber qué es una fracción decimal o las estructuras sintácticas que aparecen en las oraciones?

En los dos meses que llevamos de curso, con los libros de texto nuevecitos en mis manos, adaptados  a la última ley, hablando de innovación educativa, de Inteligencias Múltiples, de Aprendizaje Cooperativo y de Proyectos...veo que hemos avanzado poco, porque siguen estando llenos hasta no poder más de contenidos y más contenidos. Con un tiempo establecido para meterlos en la cabeza de los niños, a la carrera y sin asimilar muchas veces, sin que puedan comprobar su avance y disfrutar de ello .Me recuerda el trabajo en serie de las fábricas cuando, por la cinta, van pasando las cajas que se llenan de contenido, y se cierran para dar paso a otra y otra....Así, el niño que es despierto o está algo más maduro, llega, al que le cuesta un poco más suda tinta, ¡pobre hijo mío!, para alcanzar el suficiente en el mejor de los casos. Crece el aburrimiento en ellos, el descuelgue, y  no sólo eso, también la desmotivación del profesor  que tiene que ir a la carrera, contra reloj para terminar el curso dándolo todo, y dejándose en el camino sus ilusiones.
Ante este panorama ¿ cómo no van a perder los niños las ganas de aprender? Precisamente ellos que son curiosos por naturaleza deben tener derecho a hacer todas las preguntas que les inquieten, y a partir de ellas ir a otras, despertando su curiosidad por conocer el mundo que les rodea, descubriendo sin necesidad de presiones, cada uno a su ritmo, sin homogeneizar, sin estar pendientes de notas ni evaluaciones ni tener que aprender las cosas en un tiempo establecido.

Varias son las leyes educativas que he conocido en mi vida profesional ,y en poco se diferencian unas de otras, en este aspecto que estamos hablando. Todas han salido de arriba y sin tener en cuenta, como base real, a los dos únicos protagonistas de todo proceso educativo: el alumno y el  maestro. Y si la educación en este país todavía se mantiene en pie es gracias a este último. Al humilde y pobre maestro que trabaja siempre pensando en el bien de su alumno, sin conocer horarios.

Por lo que a mí respecta, ya he tenido dos meses de contacto con lo nuevo, un tiempo más que suficiente para reflexionar y decidir que, en mis clases, los niños tienen que seguir siendo felices, y no vamos a estar bajo la presión de ningún libro de texto que nos marque el camino y nos agobie con mil y una actividades y propuestas. Haremos lo que se nos pide en la ley, claro que sí, pero con sensatez y sobre todo, sobre todo, con corazón.

Desde hace unos días, los últimos cinco o diez minutos de clase, antes de que se vayan a casa, les hago reflexionar y les pregunto: " ¿Qué hemos aprendido hoy?" Muy poquitos me hablan de los contenidos establecidos en el currículo, la mayoría da más importancia al respeto a los demás, al diálogo, la colaboración, el trabajo juntos, el esfuerzo...¿Hay algo más valioso que eso?