Seguidores

sábado, 6 de julio de 2013

TIEMPOS DE CAMBIO. CAPITULO 1 ( continuación)

















( continuación)
Hasta la primavera del año antes mencionado ( mil cuatrocientos noventa y dos), la familia Leví de Toledo había vivido una existencia tranquila y sin sobresaltos. Como buenos hebreos, practicaban puntualmente todos y cada uno de los preceptos a los que les obligaba su religión, el Sabbat, la Pascua, la asistencia  a la sinagoga...No se les conocían enemigos, ni entre sus gentes ni entre los cristianos con los que siempre habían tenido relaciones cordiales.
No era Isaac persona a la que le gustara crear enemistades con nadie, prefería mantenerse franco y abierto con todo el mundo, y desoía las advertencias que algunos de sus vecinos le hacían con relación a los cristianos, y para demostrar que él no guardaba ningún recelo a nadie tomó como criados a una familia seguidora de Cristo, que le servía con gran discreción y fidelidad.
Llegaron a su puerta una mañana de febrero, en el más absoluto desamparo. El padre acababa de morir, y la madre había quedado viuda con dos hijos, uno de siete años y otro de uno. Isaac sintió tanta lástima que les dió cobijo a cambio de sus servicios, y gracias a él aquellos niños no volvieron a pasar hambre ni frío.
El más pequeño de los dos se llamaba Fernando y se convirtió, con el paso de los años en un mocete fuerte y robusto.Tenía la misma edad que Yosef y fueron compañeros inseparables de juegos desde la más tierna infancia. Con ellos también iba muchas veces, Elías, el hijo de Abraham Bueno, que era vecino de Isaac y se dedicaba al comercio de paños.
 Ni Abraham ni Isaac pusieron ningún impedimento para que sus hijos, judíos como ellos, compartieran juegos con un muchacho cristiano, siempre y cuando se respetaran las creencias de ambos. De ese modo los tres mocetes crecieron en un clima de total tolerancia y su amistad estuvo siempre por encima de todas las habladurías malintencionadas que circulaban por entonces. El tema religioso jamás salía en sus conversaciones, ni estaba nunca presente, cuando en las tardes de primavera subían al monte a gritar desde las piedras algún romance, o a reír a carcajada limpia abriendo los brazos para dejar que el viento frío azotase sus cuerpos. ¿Qué importancia podía tener en ese momento las creencias de cada uno? La gente se había acostumbrado a verlos corretear por las calles, y en las plazoletas, jugar a las tabas o a la peonza. Sólo de vez en cuando alguna vecina malhumorada salía por la ventana a regañarles por escandalosos y tirarles un cubo de agua para callar su alboroto.
Así de felices eran y así de despreocupados vivían, hasta que un atardecer, de camino a su casa, cerca ya de la Puerta de Montichel que daba entrada a la Judería,vieron al viejo curtidor de cueros, en la puerta de su taller,que muy enojado gritaba con un palo en la mano:
- ¡Al ladrón, al ladrón!
Sin darse tiempo para pensar nada, los tres muchachos corrieron al callejón donde indicaba el pobre hombre, pero al llegar allí a nadie encontraron y desilusionados volvieron sobre sus pasos.
El establecimiento de cueros había quedado seriamente dañado, la mercancía por el suelo, los cristales rotos y en la puerta una pintada con carbón que decía ." ¡Cerdo judío! ¡Arderás en el Infierno Eterno!". El propietario no dejaba de llevarse las manos a la cabeza y de maldecir a aquella cuadrilla de cristianos malditos que le habían arruinado el negocio.
 Los tres amigos quedaron pensativos.
Entonces Fernando trató de quitarle importancia al asunto:
- ¡No hagáis caso! ¡Estarían borrachos!
- Tienes razón, Fenando, marchemos a casa que la noche se acerca- concluyó Elías
Y los tres muchachos se despidieron
Yosef, sin embargo, no quedó tranquilo. La suposición de Fernando no le había convencido. Esa gente sabía bien lo que se hacía, y cada vez eran más frecuentes este tipo de atropellos en las inmediaciones de su barrio. Pero...¿ a qué venían esos insultos?  ¿ y qué de malo había en ser judío? Los judíos se ganaban la vida honradamente y no se metían con nadie ¿ a qué venía eso de llamarles cerdo?
Muchas fueron las preguntas que a partir de entonces se haría Yosef, y muy pocas las respuestas que podría encontrar.

29 comentarios:

  1. Cada vez me gustan más tus cuentos y dibujos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Mª Jesús. Tus comentarios y los de los demás lectores son el estímulo para seguir. Un abrazo

      Eliminar
  2. Buen día Pilar !!!! El dibujo de la Puerta lo has bordado, me parece precioso y tu leyenda, cuento o cronicas de antaño en el Toledo mágico
    promete una deliciosa lectura. Me encanta como narras la amistad de los tres amigos con diferentes religiones....Un abrazo-agradecido
    Begoña

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias , Begoña. Me alegro que te esté gustando el relato. Besos

      Eliminar
  3. ¡Genial! Ya sabía yo que me iba a gustar. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues estupendo , Ana, así estás entretenida este verano. Besitos

      Eliminar
  4. Felicidades por tu historia veraniega que nos atrapa desde un principio, también enhorabuena por las ilustraciones que acompañan.
    Espero que estos rigores veraniegos que estos días nos acechan respeten tu creatividad. Esperando la siguiente entrega. Cordial abrazo virtual. Julio Jiménez.

    ResponderEliminar
  5. No temas , Julio. Los rigores del verano y el relax de las vacaciones son una fuente de inspiración para mi. un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Seguiré leyendote en mis vacaciones. Un saludo

    ResponderEliminar
  7. Narras como nadie, moraleja y encanto a la vez, cgracias por compartir tu afición tan grande y didáctrica con nosotros...

    En Sevilla, el rey Pedro EL Justiciero, tenía un tesorero llamado Samuel Laví, sí parece que era de esta familia.

    Ya estoy impaciente por la próxima entrega.

    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Gracias Mª Carmen por tu comentario. El Leví de la historia, no creo que tuviera nada que ver con el tesorero del rey, porque es completamente inventado. El nombre Leví es muy frecuente entre los judíos, debía haber muchas personas que se llamaban así. Besitos

    ResponderEliminar
  9. preciosa puerta queme recuerda la puerta de las visagras. espero que Fernando no pierda su amistad con sus amigos, me gusta esa amistad por encima de religión y cultura, precioso cuento. un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En Toledo hay una puerta que se llama Bisagra, pero no es ésta.Ésta es de origen árabe y se llama Puerta del Sol. Me alegra que te guste. Besitos

      Eliminar
  10. Gracias por tus relatos y tus dibujos, eres una artista!!!

    ResponderEliminar
  11. Muy buen relato...esperando el siguiente.
    Besos

    ResponderEliminar
  12. Siempre es una alegría visitarte.
    Un hermosa e instructiva entrada.
    Gracias por ser y estar!
    Besos Hada de los Cuentos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También para mí es una alegría recibirte. Un beso grande

      Eliminar
  13. Que linda entrada la de la foto y el relato. me ha atrapado, regreso muy pronto para continuar leyendo el relato.

    un abraxo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te atrape, y sabiendo lo bien que tu escribes, todavía más.Un abrazo

      Eliminar
  14. Hola querida amiga
    Muy bonito cuento, encantador y mágico como debe ser en este mundo de sueños: tu blog.
    Un beso grande.

    Pd a mi me pasó lo mismo que a ti cuando falleció mi madre, escribir me ayudó a salir adelante. Recuerdo que escribía un poema atrás de otro. Interminables y eso daba tanto alivio, lloraba y seguia. Así puedo pasarlo, igual la sigo extrañando.

    Cariños

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Luján. A las personas queridas nunca se las olvida y siempre se las sigue echando de menos, por mucho que se escriba. Un besazo

      Eliminar
  15. se está poniendo interesante, pero llevo muy mal lo de los capítulos, así que creo que voy a esperar a que lo publiques todo y luego lo leo, me gusta más. Un besazo y gracias por estos relatos veraniegos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como gustes, Blanca, yo te pongo el plato en la mesa y tú te lo comes como quieras y cuando quieras...jejeje. Besitos

      Eliminar
  16. Aunque esté ajustada con el tiempo , nop uedo dejar de pasar .Un placer leer tu relato y ver tus hermosas ilustraciones!!
    Hasta la próxima!!
    Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ya se lo ajustado que tienes el tiempo, por eso me alegro todavía más de tus visitas. Siempre eres bienvenida. Un beso enorme

      Eliminar
  17. Muchísimas Gracias ,tus palabras de ánimo son la mejor medicina para que en unos meses esto sea solo un recuerdo
    Un Beso y un fuerte abrazo

    ResponderEliminar