Seguidores

domingo, 2 de septiembre de 2012

LOS RENGLONES DE LA MEMORIA 15ª PARTE

25 de abril
Es el cumpleaños de mi padre y también el de mi hermano Marquitos. Hemos comido conejo al ajillo y el domingo que viene se hace la romería de la Virgen de Mayo, cogemos los carros y nos vamos al monte, cerca de la ermita, allí comemos hornazo y gazpacho.

1 de mayo
Adela comió tanto hornazo el día de la romería que se ha puesto mala con dolor de barriga y fiebre. Lleva dos días tomando solo agua de limón. He ido a verla y estaba en la cama. Me gusta ir a su casa porque tiene un baúl viejo lleno de trastos y ropas antiguas. Además hay también un tinajón para las aceitunas, guindillas puestas a secar y ristras de ajos colgando, y el suelo siempre está recién fregado. Al principio no tenía ganas de hablar, pero luego se me ocurrió abrir el baúl y sacar un sombrero negro, muy grande. Me lo puse y las dos nos partimos de risa.
Mi prima Pura ha venido para que le lea una carta del Serafín. La dice que está bien, que se acuerda mucho de ella, que espera que pronto le puedan dar un permiso y que se muere de amor, que es la niña de sus ojos...y más tonterías de enamorados ¡Si mi tía se llega a enterar de todo eso! Menos mal que no hay cuidado porque no sabe leer.

10 de mayo
Mis padres están estudiando la posibilidad de mandarme a servir a casa de don Venancio, el dueño de la finca donde trabaja mi padre. Es uno de los pocos ricos que hay en el pueblo, junto con el señor alcalde. Tiene una hija más o menos de mi edad, que está enferma, en una silla de ruedas porque no tiene fuerza en las piernas, y quisiera que le haga compañía y que ayude en la casa. A cambio recibiría un sueldo fijo de tres pesetas todos los meses.
Mi madre es un poco reacia porque si me voy tendrá ella que cargar con todo el trabajo, sin embargo mi padre dice que está todo decidido y que no hay nada qué pensar.
A mí personalmente, no me importa el trabajo, pero me asusta mucho esa nueva situación. Nunca he estado apartada de mis padres y hermanos.

15 de mayo
He vuelto a casa de la maestra a devolverle los libros y le he comentado las intenciones de mis padres. Desde que me enteré  no he podido dormir una sola noche tranquila. Ella opina que no es mala idea, porque allí, seguramente tendré más oportunidades para aprender que si me quedo en casa. Y la verdad es que, mirándolo por ese lado tiene razón, pero no se, no se, me da mucha pena dejar mi casa ¡Qué voy a hacer yo lejos de mi madre y en medio de gentes extrañas? Tengo miedo



Texto registrado

16 comentarios:

  1. BUen día amiga! este viraje ha sido una sorpresa y he recordado, una niña que trajeron
    del pueblo los dueños de un jardin de infancia que tenian el Madrid, le traian al Centro despues de haber hecho la casa de ellos, y seguia diferentes tareas como auxiliar ...mas de una vez la vi ojeando los cuentos y las plastilina la facinaba, yo la dejaba porque me parecia injusto la forma de explotarla. Cuantas injusticias de estas todavia existen!!!
    Espero que al menos tenga sus ratitos personales para seguir deleitándonos con su diario.... Un abrazo de begoña

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto que hace tiempo se explotaba a los niños,pero se veía de manera diferente.

      Un abrazo, Begoña

      Eliminar
  2. Un nuevo hogar o casi, que bonita la idea, yo estoy como la maestra empujándote a que te vayas a la nueva casa, allí vas a cuidar de la niña que necesita tu compañía, veras nuevas cosas del mundo y ganaras tu dinerito.
    Tus historias son muy entrañables, besos

    ResponderEliminar
  3. Empezar un trabajo en un sitio diferente siempre da un poco de cosilla, antes y ahora. Gracias, guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Cómo será que yo todavía me pongo nerviosa el primer día que trabajo después de las vacaciones! jajajaja. Es broma.

      Un abrazo

      Eliminar
  4. Ay que con esto del comienzo de curso casí me pierdo las novedades de mi amiga. Ay a mi también me daría miedo el cambio. Un saludo

    ResponderEliminar
  5. No me extraña que esté asustada. Dejar tu casa y tu familia es muy difícil y más para una niña de su edad. Espero que sea para bien. Un biquiño.

    ResponderEliminar
  6. Yo creo que se les exigía demasiado a los niños d esta generación. Menos mal que los tiempos han cambiado.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Hola Hadita!!!! Me paso por aquí a desearte un Felicisímo inicio de curso. Acabo de conocer tu nuevo blog y me parece una iniciativa fantástica, a ver si mis peques y yo nos animamos a participar.
    Un besazo enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Cati por tu visita y comentario. Esperaremos tu participación con los brazos abiertos.

      Besitos

      Eliminar
  8. Me parece muy buena idea que trabaje en esa csa acompañando a esa niña invalida. Pero tambien me da miedo, ella solita en una casa extraña.

    Un abraxo!


    ResponderEliminar
  9. Para una niña de 10 años tienen que ser una experiencia un poco fuerte. Trabajar ya a esa edad, fuera de casa, con gente extraña...¡debió ser difícil!pero entonces las cosas eran así.

    Besitos

    ResponderEliminar
  10. Menos mal que algunas cosas han sido superadas! Pero antes era así. Demasiado dura la experiencia para una niña tan pequeña.Muy buena entrada. Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Si, afortunadamente,la vida en la infancia ha cambiado mucho y para mejor, al menos en algunos paises, porque en otros todavía queda mucho por hacer.

    Un abrazo Alma

    ResponderEliminar