Seguidores

martes, 17 de enero de 2012

¿CÓMO ELOGIAR A LOS NIÑOS?



          En numerosas ocasiones los adultos centramos la atención en las conductas negativas de los niños más que en las posotivas. Por ejemplo, cuando dos niños están jugando tranquilamente no les prestamos atención, pero si esos mismos niños se pegan, entonces dejamos lo que estamos haciendo y vamos a reprenderles.Si actuamos repetidas veces de esta manera aprenderán que portándose mal, van a obtener la atención que no consiguen si se portan bien. Ellos necesitan atención y la van  aconseguir sea como sea, si nosotros sólo nos fijamos en sus conductas negativas lo harán con estas conductas, pero si les prestamos atención cuando se portan bien estaremos reforzando ese comportamiento.
          Si nos acostumbramos a elogiar al niño cada vez que hace una cosa bien enseguida nos daremos cuenta que los elogios pueden, no solo cambiar una conducta no deseada sino hacer que aparezca una nueva.
         A pear de todo, muchos padres son reacios a elogiar a sus hijos porque temen que se acostumbren demasiado y quieran ser siempre el centro de atención. Esto puede ocurrir cuando se hace de una manera indiscriminada y sin atender a unas pautas, pero si se usan unas directrices adecuadas veremos que el elogio es una técnica muy eficaz, y que en algunos casos puede hacer milagros.
         Ahora bien, qué debemos tener en cuenta para que el elogio sea efectivo:
  1.  Elogiar la acción que se hace bien y nunca la manera de ser del niño
Hay muchos padres que dicen " Este niño es un egoísta, un desobediente..." y son incapaces de ver algo positivo en él. Sin querer le están etiquetando y hacen que el niño se comporte como los demás esperan según lo que les oye decir. Muy al contrario, si queremos que se produzcan cambios, habrá que hacer un esfuerzo por ver las cosas positivas y centrar nuestra atención en las conductas concretas que tiene el niño. Por ejemplo, no se debe decir " Hoy has sido un niño bueno", sino " Hoy me siento orgulloso de tí por haber ayudado a la abuela a limpiar las hojas del patio".De este modo el niño se irá formando una nueva imagen de sí mismo hecha con sus logros.

   2.   Los elogios deben ser concretos y bien definidos

Haremos siempre hincapié en aquellas conductas que se deseen cambiar. Cuanto más concreto sea el elogio , mejor entenderá el niño qué es lo que hace bien y será más probable que lo repita. Por ejemplo, si queremos que recoja sus juguetes, le diremos con frecuencia "¡Qué bien has recogido hoy tus juguetes. Muchas gracias". Si nos cuesta encontrar comportamientos positivos podemos llevar un registro de los mismos y nos sorprenderemos de ver la cantidad de ellos que hay.

   3.   Elogiar los progresos

Debemos empezar a elogiar poquito a poco, comenzando por los pequeños progresos por insignificantes que nos parezcan. Por ejemplo, si al niño le cuesta hacer la tarea le elogiaremos cuando termine una parte de ella, después le iremos pidiendo más.Una vez que el nuevo comportamiento se va asentando, van siendo necesarios menos elogios, y la conducta deseada se convierte en un hábito.

    4.  Elogiar de acuerdo con la edad o características del niño

No todos los niños son iguales y a todos no les gusta que les elogien de la misma manera. Cuando el niño es pequeño se le pueden dar abrazos, besos, muestras de cariño...sin embargo a los que son un poco más mayorcitos le gusta ser discretos, y prefieren un guiño del ojo o que levantemos el pulgar en señal de aprobación. Cada niño es diferente y nosotros debemos estudiar qué elogios son los más eficaces. Sin embargo no debemos olvidar que todo el mundo se cansa de las mismas palabras o frases. Si utilizamos muchas veces lo mismo perderá su eficacia, por lo que es aconsejable ir cambiando y variar la clase de elogio.

     5.  Elogiar de inmediatamente después de producirse la buena conducta

Sobre todo en niños muy pequeños no debe pasar demasiado tiempo entre la buena conducta y el refuerzo positivo que le queremos dar, pues de lo contrario el niño se sentirá perdido y no sabrá muy bien a qué se debe el elogio. Cuando los niños son mayores se puede espaciar más.

          Y en líneas generales estos son los pasos que debemos seguir en casa o la escuela para aplicar bien el elogio o refuerzo positivo. Si lo hacemos bien, veremos en muy poco tiempo los resutados.

                               

17 comentarios:

  1. Yo también firmo tu entrada con un dedo apuntando hacia arriba (la verdad es que los romanos no empleaban ese método, pero bueno). Como siempre excelente, Pilar. bss.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias , Blanca. Siempre tan atenta. Cualquier día de estos te hago un homenaje. je,je. Muchos besos

    ResponderEliminar
  3. Después de aprender como debemos elogiar nos toca practicar un poco: "Pilar, has hecho una entrada fantástica" y la firmo con un beso.

    ResponderEliminar
  4. Yo me pregunto debemos decir ¡qué bonito lo que has hecho a cada instante!. Pienso que cada tanto hay que decirle que está mal, que se equivocó.
    Pues sino ante una derrota se sentirá frustrado¿no?
    Cariños desde Siempre es primavera

    ResponderEliminar
  5. Gracias , Ana. Si, es cierto que muchas veces solo vemos lo negativo en los hijos y somos muy dados a poner etiquetas.
    Gracias , Norma, por tu comentario, pero no se trata de decírselo a cada instante. Hay que hacerlo con medida y adecuadamente, de lo contrario no tiene efecto
    Un beso muy grande para las dos.

    ResponderEliminar
  6. Totalmente de acuerdo en todo. A veces nos cuesta ver las cosas positivas de las personas...Esta semana voy a intentar elogiar todo lo positivo que vea en mis alumnos y compis. saludos! ;)

    ResponderEliminar
  7. Cierto, Mª José, aunque los maestros conocemos esta técnica no está mal que nos la recuerden de vez en cuando. Un saludo

    ResponderEliminar
  8. Hola, como madre hay veces que cometo estos errores, sobretodo cuando empiezan a jugar y acaban en peleas es cuando mas atención les presto, mal echo, pero es que resulta tan difícil no intervenir. Gracias intentare poner en práctica todo, hasta pronto.

    ResponderEliminar
  9. Es ciertto, Amparo. Las madres muchas veces tenemos poca paciencia con los hijos. A mí también me pasa, no creas. Un besito

    ResponderEliminar
  10. El tema tiene mucha "miga" y es primordial dosificando formas, maneras segun la personolidad del niño..yo por ejemplo tenia costumbre de decir premio y dar un beso sonoro la heroe que se habia superado....y oigo a uno
    que dice sentencioso....los premios de Begoña son siempre besos.....sonrei pero segui haciéndolo incluso con el respondon....me encanta como vas plasmando paso a paso la forma de reforzar actitudes posititas hoy es un entrada de 5 estrellas txapeldun, Pilar!!!!!un abrazo de Begoña

    ResponderEliminar
  11. MUchísimas gracias, Begoña. Es verdad que el tema de los premios no se puede tomar a la ligera, y me parece estupendo que el premio sea el cariño ( un beso, un abrazo, una palabra cariñosa...) y no algo material. Un beso muy fuerte

    ResponderEliminar
  12. Me encanta tú blog, cuando te leo todo parece más sencillo. Muchas gracias por tus palabras en mi blog. Besines.

    ResponderEliminar
  13. Hola Pilar! Qué alegría volver a leer tus entradas, siempre tan interesantes y tan bien tratadas.
    Me parece muy importante el tema de los elogios y no solo en los chicos.También los grandes a veces necesitamos algún "mimo", especialmente en nuestro trabajo, que se aprecie nuestra tarea y no solo recibir críticas.

    Muchas gracias por estar siempre presente, aún en mi ausencia, con una palabra amable y afectuosa.

    UN BESO GRANDE

    ResponderEliminar
  14. Gracias atí, Sandra, por todas tus atenciones y por estar siempre a mi lado

    ResponderEliminar
  15. Totalmente de acuerdo, el refuerzo postivo es fundamental para su desarrollo,y si recapacitamos vemos que ellos prefieren un rato de juego con los papas al premio material y os lo garantizo para los papis tambien es un regalo!!
    Felicidades por tus increibles entradas, un beso enorme !!

    ResponderEliminar
  16. Gracias Hada, si haces una entrada con la aplicación que me comentas, avísame que enlazamos. GENIAL.

    ResponderEliminar
  17. Qué bello!!! todo lo que dices es muy cierto. En realidad son pocas las veces que veo el lado bueno que tiene mi hijo, y estoy más fijándome en qué hace mal, y al terminar de leer esto, sólo puedo decir gracias! esto es una ayuda para mí, a darme cuenta que no he estado actuando bien con mi pequeño. Poco a poco iré trabajando en ésa impulsividad que tengo. Un abrazo pilar!!

    ResponderEliminar