Seguidores

jueves, 16 de agosto de 2012

LOS RENGLONES DE LA MEMORIA 10ª PARTE

2 de diciembre
Esta mañana me he encontrado helada el agua del arroyo donde vamos las mujeres a lavar la ropa, he tenido que partirlo con una piedra. Las manos me dolían del frío y me han salido sabañones.
Por la tarde mi prima Pura me ha peinado con una trenza y me ha regalado un pañuelo que ya no le sirve. Está muy enamorada del Serafín. Éste ha pedido el permiso a mi tío para pasar a la casa. De modo que ya entra en la cocina, y mientras toda la familia se calienta en la lumbre de la chimenea, ellos se quedan apartaditos al lado de la mesa-camilla.
El Serafín ha sorteado ya y se marcha a la mili el año que viene.


16 de diciembre
No descuido las lecciones con el carpintero, antes iba yo sola y ahora somos cinco, tres muchachos y dos muchachas. Aprendemos sobre todo, aritmética, problemas, ortografía, y lo que hicieron los hombres hace muchos, muchos años. Algunos días estoy tan cansada de las faenas del día, que tengo que hacer un gran esfuerzo porque no se me cierren los ojos cuando hago la tarea.
Los sabañones se me han curado frotándolos con medio diente de ajo crudo, mi abuela me dijo el remedio.

21 de diciembre
¡Hay que ver lo descuidado que es mi hermano Julián! ¡No sé donde tiene la cabeza! Hoy se ha olvidado el braserito con los rescoldos de leña y no tendrá con qué calentarse los pies en la escuela. A si  que cuando me he dado cuenta, he ido a llevárselo, y de paso mi madre me ha dado dos pesetas y una docena de huevos para el maestro.El señor alcalde ha prometido que para el próximo año pondrá estufas de leña en las dos escuelas, aunque con la condición de que sean los muchachos y muchachas los que se encarguen de alimentarlas.
Las fiestas de navidad están próximas y en todas las casas se hacen mantecados y galletas de tahona que están riquísimas, y no las comemos más que en estas fiestas.

25 de diciembre
Ayer fue Nochebuena y nos reunimos a cenar todos en casa de la abuela, con todos los tíos y primos. Comimos un guiso que prepara la abuela con pollo de corral y arroz, que está para chuparse los dedos. Me pregunto porqué no lo comeremos más a menudo, a veces una se harta de comer siempre cocido.
Y como decía nos juntamos toda la familia a cenar y lo pasamos muy bien cantando villancicos con las panderetas y las zambombas. Mi tío José no paró de gastar bromas y salió por la calle disfrazado de mujer, y los vecinos se partían de risa.
A las doce todos hemos acudido a la iglesia, a misa del gallo.

30 de diciembre
En casa de Mercedes no celebran nada, están de luto.Algunas veces me la encuentro cuando voy a llenar los cántaros a la fuente. Me cuenta que echa mucho de menos a su gemelita, y que la otra que ha quedado viva, no hace más que preguntar, y claro, ella le dice que se ha ido al Cielo, pero le da mucha, mucha lástima, sobre todo los días que llueve o hace frío. No para de acordarse.
Yo no sé como Adela pudo decir aquello que dijo en el cementerio. A mí me hubiera dado mucha pena si se hubiera muerto alguno de mis hermanitos ¡Tanto como peleo con ellos a diario!

Texto registrado en Safe Creative








10 comentarios:

  1. Bueno, seguiremos pasa a paso sua aventurillas. UN saludo

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que esta división por fechas le da a la trama una situación temporal clara anclada en las vivencias de antaño. Las narraciones me han sabido a la época de nuestras abuelas, cuando lavaban la ropa en la fuente del pueblo y había mayor unión entre las personas que ahora

    ResponderEliminar
  3. Son las vivencias de nuestras abuelas, aunque a nosotros nos parezcan cosas muy lejanas. Gracias por tu comentario, Mª Jesús.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Hola Pilar!! Aquí estoy disfrutando de este entretenido capítulo en una nueva tarde de lluvia.
    Me has traído el recuerdo de los sabañones(por cierto no es un grato recuerdo jjaja)Cuando era niña, me salían en los pies, eran muy molestos por la picazón y dolor que producían.Por suerte parece que "pasaron de moda",hace mucho que no escuchaba hablar de ellos.

    Buen fin de semana!!
    Besitos.

    ResponderEliminar
  5. A mi también me salían sabañones en los pies, y picaban a rabiar.Ahora ya parece que "pasaron a la historia". ¡Qué recuerdos!

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Estas vacaciones estoy algo "desenganchada" del ordenador pero cada vez que entro en tu blog me tomo mi tiempo para leer tu estupendo relato que me traslada al pasado y me trae un montón de recuerdos buenos y malos (digo malos porque por desgracia yo también sé lo son los "sabañones" je,je, menos mal que ya pasaron a la historia).Estaré esperando la próxima entrega.Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Haces bien de estar "desenganchada" del ordenador, que luego cuando empecemos las clases ya no lo soltamos, pero también se puede coger de vez en cuando como distracción. Gracias por tu lectura.

    Un besito muy fuerte

    ResponderEliminar
  8. Ay! Que lindas vivencias! Tienen un sabor y una aroma exquisito, Me encantan y escribes tan bien. Te felicito!!

    ResponderEliminar
  9. Gracias Marilyn por tu visita y comentario
    Un beso

    ResponderEliminar