Seguidores

domingo, 15 de diciembre de 2013

"QUIERO, QUIERO, QUIERO..." EDUCAR LA AMBICIÓN EN LOS NIÑOS


Ya tenemos aquí las navidades y con ellas el derroche de regalos, compras, salidas, fiestas...La sociedad de consumo nos arrastra y el verdadero significado de la navidad se va perdiendo más cada año. Los niños son los más vulnerables y los que peor parte llevan, pues les damos un pésimo ejemplo. Ellos aprenden lo que ven, y lo aprenden rápidamente porque son como un libro en blanco donde se puede escribir lo que se quiera.Las tiendas, la televisión, la publicidad, los carteles...todo tiene el mismo fin, el de comprar. Por eso no debemos extrañarnos cuando nuestros hijos nos digan " quiero, quiero, quiero..." . Nosotros les contestamos "¿Pero no te cansas de pedir?". Y no, no se cansan, porque les hemos dado de todo sin esfuerzo alguno, y sin querer vamos alimentando eso que se llama "Ambición". Aunque hay veces que no solo la responsabilidad es nuestra, en realidad el consumismo nos envuelve a todos y nos arrastra aunque no queramos, y resulta muy difícil navegar contra corriente. De todos modos hay que intentarlo y tomar conciencia de este problema.

Hace años lo trabajé en clase. La "ambición" no siempre es mala, tener ambiciones en la vida, querer conseguir metas que nos hagan ser mejores es algo necesario para mejorarnos a nosotros mismos, pero cuando se quieren las cosas a toda costa y sin tener en cuenta en precio que pagamos por ellas, entonces llega el momento de ponerle freno.

Para trabajar este valor con los niños lo primero que hice fue inventarme el personaje de la "Ambición" como si fuera de carne y hueso.

EL PERSONAJE DE LA AMBICIÓN
La ambición es un personaje, de color azul, con unas orejas y unos ojos muy grandes.Es muy pequeñita pero puede crecer y crecer sin medida. Nos ayuda a conseguir todo aquello que queremos o necesitamos. Puede ser buena amiga si la controlamos, pero hay que tener cuidado con ella para que no nos pida cada vez más y más cosas, olvidándonos de lo realmente importante.

CUENTO MOTIVADOR " QUIERO LA LUNA"

          Había una vez un niño al que le gustaban mucho los juguetes. Sus padres para verle contento le compraban todos los que se le antojaban. El trenecito eléctrico, el robot que habla, el coche teledirigido…todos, todos los tenía. Y sus amigos se morían de envidia porque en el colegio y en el barrio no había nadie que tuviera tantas cosas como él. Estaba tan acostumbrado a tener y tener que ya no sabía ni lo que pedir. Su casa parecía  el almacén de los Reyes Magos en época de Navidad.          
Como podéis imaginar la ambición se había hecho la dueña y señora, hasta que un día…
          Cuando el niño estaba aburrido y harto porque no sabía con qué entretenerse, se le ocurrió una brillante idea:
          - ¡Quiero la Luna !- dijo a sus padres.
          Éstos, al escucharle se quedaron boquiabiertos.
          -¿Cómo vamos a conseguir la Luna? -se preguntó la madre- Es demasiado difícil.
          -¡Tenemos que intentarlo!- respondió el padre- Hay que conseguir que nuestro hijo sea feliz.
          Y entre los dos construyeron una escalera larga, larga, larga. De miles y miles de kilómetros, para que subiera su querido hijo y pudiera llegar a la Luna.
          El niño subió por ella, y trepó con mucho esfuerzo día y noche, y cuando consiguió alcanzarla y comprobar que allí no había nada, se sintió muy defraudado. Era solo una esfera blanca, muy bonita, pero  nada más.
          Entonces miró hacia abajo. Vió lo lejos que se habían quedado sus padres, sus familiares, sus amigos y todos los que le querían. Y él, allá  arriba, en lo más alto del cielo, rodeado de oscuridad, con la Luna entre las manos y completamente solo, se dio cuenta de lo que más deseaba en el mundo, en aquellos momentos, era estar con los que se habían quedado abajo y recibir su cariño. Comprendió que lo que de verdad importa , por encima de todos los juguetes y todas las cosas que se puedan comprar, es el calor de las personas.
          Y sin pensarlo dos veces, con decisión y firmeza, soltó el satélite blanco para que siguiera su camino, y bajó presuroso las escaleras.
          ¡Nunca había deseado con tanta fuerza el abrazo de sus padres!
HABLAMOS SOBRE EL CUENTO
Qué le ocurría al protagonista del cuento?
¿Era feliz con todos sus juguetes?
¿Por qué quería la Luna?
¿Qué descubrió allí?
¿Qué cosas son las que quieres tú?
¿Necesitas todo lo que quieres?
¿Podemos querer, a veces, cosas que no sean buenas?
¿Qué te gustaría conseguir alguna vez?
¿Sabes qué es la ambición?
¿Es bueno o es malo ser ambicioso?
¿Cuándo se puede convertir la ambición en peligros?
QUÉ NOS ENSEÑA LA AMBICIÓN
Nos enseña a esforzarnos y luchar por todo aquello que queremos, marcándonos metas que podamos conseguir sin dañar a nadie, que nos hagan crecer como personas, sin olvidarnos que lo importante es el cariño de los que nos rodean.
ACTIVIDADES PARA CASA O EL COLE
Hacer un dibujo de lo que más nos ha llamado la atención en el cuento.
Sentados en círculo, dialogamos en grupo sobre lo que nos gustaría tener en el futuro.
Hacemos una encuesta entre los compañeros del colegio preguntando qué les gustaría ser de mayores. Después sacamos conclusiones en clase.
Escribe por orden de preferencia cuáles son las cosas que deseas conseguir.
Márcate un objetivo que quieras alcanzar a final de curso. Decóralo con adornos y letras bonitas. Ponlo en un lugar visible y en una hoja ve anotando cada día lo que has hecho por conseguirlo.
Da muestras de cariño a todos los que te rodean, con palabras amables y de respeto.
   RECETA SABIA
Ser ambicioso nos ayuda a conseguir lo que queremos, pero siempre hay que procurar, que las personas sean lo primero.

32 comentarios:

  1. me viene genial esta entrada para estos días en que los peques, piden, piden, piden...
    Te entiendo perfectamente en cuanto a lo de estar muy ocupada, a mí me pasa lo mismo, los peques requieren muchas actividades y hay que buscarlas, prepararlas, organizarlas... en fin, un trabajo extra que se hace en casa porque en el cole no da tiempo. Me alegra estar contigo. un superbeso, guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que puedas utilizar esta entrada con tus peques. Besitos, Blanca

      Eliminar
  2. Magnifico y oportunísimo escrito.
    Esto es de 10, querida Pilar. Solicito tu permiso para compartir estas reflexxiones-moralejas.
    Estaba espectante y lo esperaba desde hace unos días.

    Me recuerdas mucho a mi profesora de Primaria.

    ¡¡¡GRACIASSSSS!!!

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto que tienes mi permiso para compartir las moralejas de la entrada...¡Faltaría más! jeje. un abrazo

      Eliminar
  3. Muy oportuno, se lo enseñaré a mi hija para que lo trabaje con mis nietos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, Emilio, es muy necesario trabajar esto con los niños. Yo observo que cada vez hacen menos aprecio a las cosas de tantas como tienen y su imaginación decrece por momentos. Hay que poner remedio. Un abrazo

      Eliminar
  4. Que tremenda moraleja deja tu cuento! Me encantó el personaje que creaste,"la ambición", que en principio es buena, pero puede crecer tanto tanto, sin medida. Te felicito!
    ;o)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para explicar a los niños esa palabreja y su significado es buena idea materializarla como si fiera un personaje de carne y hueso. Así lo pueden entender mejor. Feliz día, Marilyn

      Eliminar
  5. Me guardo el cuento es muy bueno para estas fechas en las que están en la fase "quiero, quiero, quiero". Una entrada fantástica como siempre.Muchas gracias por compartir. Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El cuento está muy bien. Yo también se lo he leido a mis niños y lo hemos reflexionado un poco en clase. Un abrazo, Isabel

      Eliminar
  6. Hola,no he encontrado una parte donde pudiéramos escribirle un email por lo que nos pones en contacto con usted por aquí. Me llamo Almudena y soy escritora madrileña , realizo cuentos y poemas infantiles hechos de mi puño y letra para que los más pequeños disfruten de este bello arte y comiencen en este mundo de ilusión y fantasía. Me gustaría saber si le interesaría incluir un enlace de mi blog personal en su sección de recursos o en otra que fuera más adecuada en vuestra página web.

    http://www.bosquedefantasias.com

    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes un blog precioso, Almudena. He puesto su enlace en mi lista de blogs para tenerlo siempre a mano y que lo vean todos las personas que pasan por aquí. Un abrazo

      Eliminar
  7. No me gusta la ambición porque lleva a las personas a hacer cosas irreparables. Sí en la medida de que nos ayuda a superarnos.
    El espíritu de la Navidad creo que acá en Argentina se a perdido, los niños piden y piden y los grandes sólo piensan en comer y beber. Es triste pero es así.

    Un beso grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La ambición tiene su parte buena y su parte mala. Lo importante es hacer buen uso de ella.Un abrazo

      Eliminar
  8. Pilar, una vez más, ¡enhorabuena!, enhorabuena por la sensibilidad y claridad de tu propuesta. Si el cuento es tuyo, supongo que sí, felicitarte pues es tan claro y tan contundente que habla por sí solo. Feliz última semana y ¡gracias por tu maravillosa entrada!

    ResponderEliminar
  9. Con tu permiso, trabajaré el cuento en clase utilizando tu precioso dibujo de Ambición con él. Me ha gustado mucho la entrada y me parecen unas reflexiones muy adecuadas para estas fechas en las que parece que el consumismo puede más que el espíritu Navideño. Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que tienes mi permiso, Ana. Yo también se lo he contado a mis niños esta mañana. Creo que es un buen tema para trabajar en estos días. Un besote

      Eliminar
  10. Sin duda, hada, estás instruyendo a los niños sobre este concepto que como bien dices tan en boga está sobre todo estos días navideños donde se nos induce al consumo. El cuento resulta idoneo pues no nos damos cuenta del error hasta que nos hemos alejado de lo que más queremos y las actividades propuestas para trabajar en grupo en clase contribuyen a tomar conciencia. Sin duda, esos niños gracias a ti serán mejores personas y tu labor te engrandece.

    Felices fiestas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu visita, Mª Jesús, y por tu comentario. Intento que mis niños reflexionen, pero la tarea de educar no es cosa de una sola persona, es necesario que intervenga la sociedad entera, empezando por la familia. un abrazo y feliz navidad para tí también.

      Eliminar
  11. Querida Hada, paso a dejarte un fuerte abrazo y mis mejores deseos para las próximas fiestas.
    Gracias por todo lo compartido en tu cuaderno de colores, gracias por tu amistad.
    Todo lo mejor!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también te deseo una felicísima navidad. Un beso muy grande.

      Eliminar
  12. Un cuento delicioso para dejar semillas con espiritu navide
    ño....para que los pekes, como en ocasiones hacen....reflejen una alegria con los detalles más pequeños
    y los padres descubran que lo importante es disfrutar en un ambiente de calor familiar....el consumismo es un arma letal llena de peligro porque deja de lado es auténtico espiritu navideño !!! y los valores de solidaridad.
    Preciosa entrada como jos tienes habituados, gracias mil por todo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que es muy necesario trabajar este aspecto con los niños, pero no solo en estas fechas, siempre, porque no les estamos acostumbrando bien. Un abrazo, Bego

      Eliminar
  13. Bueno Pilar, ¿que puedo decir de esta entrada?, que es para sacarse el sombrero y luego correr a ponerla en práctica.
    Tus reflexiones, el cuento, las actividades, son herramientas de lujo.Gracias por brindarnos tu sabiduría y generosidad .
    Un gran abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Sandra. Ojalá la entrada sirviera para algo, pero no sé yo...Besos

      Eliminar
  14. Genial entrada, pero cómo hacer con los peques si sus propios padres la fomentan? Lo digo, porque en la carta que enviamos para que dibujaran y escribieran qué deseaban de regalo, hay algunos que madre mía! y eso que lo han hecho junto a su familia..Hubiese sido una buena ocasión para que también los padres colaboren en ello, de enseñar a no ser "demasiados ambiciosos". Solo un peque escribió en su carta : " lo que ellos quieran" ( refiriéndose a los Reyes..). Gracias por tu propuesta...beset y felices vacaciones super merecidas!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes toda la razón, la educación en este sentido tiene que partir de las familias. Los maestros vamos contracorriente muchas veces, pero es nuestro deber decirlo, al menos,. Si conseguimos que de 100, uno siga los consejos, nuestro trabajo ya no habrá sido en vano. Feliz Navidad Mónica

      Eliminar
  15. Respuestas
    1. Yo también te deseo una FELIZ NAVIDAD y un AÑO NUEVO lleno de salud y alegrías. Un beso, Princesa

      Eliminar
  16. Pilar has hecho un plan de clase excelente Los adultos son los que debieran formar a los niños pero... muchas veces los papás no llegaron a ser adultos aun y se comportan como niños.
    Besoss y mis deseos de muy Felices Fiestas para vos

    ResponderEliminar
  17. Muy completo.
    Gracias por compartir
    Un saludo

    ResponderEliminar