Seguidores

domingo, 4 de agosto de 2013

TIEMPOS DE CAMBIO. CAPÍTULO 5


















Isahac Leví de Toledo, ahora llamado Francisco Gil de Toledo, había podido conservar sus bienes gracias a su conversión y la de toda su familia. Después de recibido el bautismo cristiano iban a misa todos los domingos y fiestas de guardar, comulgaban y oraban a Cristo con gran recogimiento. Viendo a la familia tan piadosa nadie hubiera pensado que, de puertas a dentro, seguían practicando la Ley de Moisés. Al desaparecer las sinagogas, se reunían en el sótano de su casa para expresar salmos y cantos de alabanza a Yavé. Los viernes por la noche Sara preparaba la odafina, y la dejaba tapada en el fogón para no tener que encender lumbre el sábado, que era el día destinado a la oración. Y por si  alguna vecina le daba el olor al guiso, quemaba cabezas de ajo y sardinas. Cuando llegaba la fiesta de la Pascua, esperaban a que la noche estuviera bien entrada y, sin ser vistos, iban a casa de Isahac Ardutel, el médico, y en su sótano bien escondido celebraban una gran cena junto con otros judíos conversos y leían el Éxodo en un libro con pastas de becerro.
Francisco sabía que, a los conversos como él, les llamaban " marranos", y decían que Dios les condenaría eternamente por no haber sido sinceros en su conversión, pero esa idea sólo sirvió para que él y los suyos se atrincheraran aún más en sus doctrinas, porque secretamente pensaban que Yavé les perdonaría por haber sido obligados a convertirse para sobrevivir.
Sin embargo Francisco ignoraba que su hijo Yosef, ahora llamado Pedro, se sentía cada vez menos obligado a rezar a Cristo. A fuerza de frecuentar las iglesias iba descubriendo otra doctrina diferente a la suya, otra visión distinta de la religión que siempre le habían inculcado. La figura de Jesús, precisamente por estarle prohibida hasta entonces ejercía una gran atracción sobre él, y ahora estaba teniendo la oportunidad de conocerla.Desde muy niño se había preguntado qué le pasaría a aquel hombre que estaba clavado en la cruz, cuál había sido su historia y su pecado para ser condenado a morir de esa manera. Nunca preguntó nada en su casa sobre ello por miedo a la reprimenda de su padre, aunque muchos interrogantes tenía en su cabeza, y no fue , hasta unos meses después de su conversión, cuando todas sus preguntas empezaron a tener respuesta
Empezó a sentir una especie de admiración incontenible por aquel Hombre que había dado su vida por la Humanidad, y atraído por sus padecimientos y por la doctrina de amor que predicaba se empapó de su vida, su obra y sus enseñanzas. Todo ello fue a desembocar en la convicción de la naturaleza divina de Jesús y en un sincero deseo de seguirle.
Todos estos pensamientos nuevos para él contrastaban de lleno con lo que su padre siempre le había enseñado y lo que había aprendido en las escuelas rabínicas. Pero él se sentía feliz cuando los domingos recibía el cuerpo de Cristo, y cuando se veía en apuros invocaba a Jesús y rezaba a la Virgen María en  secreto, para que su padre no lo descubriera, y ya cada vez le decían menos las reuniones en el sótano.
Sin embargo sentía un miedo atroz a ser descubierto, a que le vieran judaizando cuando en realidad él se sentía ya cristiano en cuerpo y alma, y cuando su familia le obligaba a reunirse para orar a Yavé lo hacía temeroso por él y por todos ellos. La Inquisición los vigilaba día y noche para juzgarlos y condenarlos sin piedad en caso de sospecha. No podía borrar de su mente la imagen de los condenados a muerte ardiendo en las hogueras de la Plaza de Zocodover, con algunos cristianos alrededor complacidos de ver quemados a los perversos judíos.El recuerdo le produjo náuseas aunque ya había pasado bastante tiempo.
¿ Cómo podían aquellos cristianos que predicaban el amor a los cuatro vientos cometer tal crueldad?
Él era ya cristiano en lo más profundo de su corazón, ya no le cabía duda, pero pensaba en el fondo que ese mismo Dios perdonaría a sus padres y hermanos judíos el día del Juicio Final, ¿Pues cómo iba a condenar un Padre a sus hijos solo porque se hubieran equivocado al rezar? Si, los perdonaría, no por haber sido obligados a convertirse para salvar su hacienda,como pensaba su padre , sino porque Él era el Padre y ellos sus hijos ¿Y qué padre no perdona a un hijo?Y después de todo ¿ no invocaban al mismo Dios? ¡Qué más daba que se llamara Dios, Yavé o Alá!

21 comentarios:

  1. Que bonita esta parte!, me ha gustado mucho la historia de Josef.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Que bien, como esta vez se me habían juntado dos entradas he disfrutado de más lectura. Muy bueno , jeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, leyéndolo todo de golpe se saborea mejor. Un beso, Miren.

      Eliminar
  3. Precioso pasaje de la conversión auténtica de Josef, llamdo Pedro y sus luchas y miedos ...y convinciones.. tuvo que ser una época llena de dramatismo y dolor.
    Es muy interesante , saber que continua...
    un abrazo amigo de Begoña

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, debió ser una etapa de la historia muy difícil, si te digo la verdad yo me alegro de haber nacido en ésta. Gracias por tu comentario. Un beso.

      Eliminar
  4. Nos dejas con la miel en los labios Pilar. La ilustración: otra magnífica postal toledana. ¡Ánimo y adelante! Julio Jiménez

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Julio, me alegro que te guste. Un abrazo.

      Eliminar
  5. Qué interesante este pasaje y cuánto nos hace reflexionar!!
    Hasta la próxima.
    Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si nos hace reflexionar y nos da una lección que deberiamos aprender. Gracias por estar siempre ahi. Un beso.

      Eliminar
  6. Que bien y que ganas tenía de leerte otra vez. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu entusiasmo y tus visitas, Paqui. Un beso

      Eliminar
  7. Muchas gracias, Mariela por tu comentario. Un beso.

    ResponderEliminar
  8. ¡¡Qué capítulo mas interesante¡¡,me gustan los pensamientos de Yusef, o Pedro y su conclusión es similar a la mia ? qué más da que Dios se llame Yavé, Alá o Jessús, lo importante es que es nuestro Padre.Ya estoy deseando poder leer el nuevo capítulo. un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Antonia, por dejarme tu valioso comentario. Un beso.

      Eliminar
  9. Guau!! Qué lindo capitulo! Quedo a la espera del siguiente!!!


    un abraxo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tardará mucho en estar aquí. Un beso, Marilyn

      Eliminar
  10. Una renovación absoluta, gracias por compartimos tan excelente blog.

    ResponderEliminar
  11. Has logrado conformar un excelente blog, gran trabajo el que nos compartes.

    ResponderEliminar
  12. Una historia me bella me ha agradado mucho leerla.

    ResponderEliminar